Control de la Memoria Emocional: Control Positivo Sobre Su Memoria, Page 4

Traducción al español de “Emotional Memory Management: Positive Control Over Your Memory”.

Cómo Saber Cuando está Funcionando un Archivo

  1. Cuando se activa un archivo accidentalmente, la persona -casi inmediatamente- se desvía del tema de la discusión. Como oyente, si usted siente algo como: “¿Y eso qué tiene que ver con lo que estamos hablando?” – sabrá que está escuchando a un archivo. Recuerde, no se puede discutir o pelear con un archivo.
  2. Como los archivos contienen la misma información cada vez que son activados, cuando usted oiga sermones, comentarios o ataques que parecen ser “repetitivos” – estará oyendo a un archivo. Cuando se activa un archivo determinado, la persona dirá las mismas cosas, se sentirá de la misma manera y reaccionará de la misma manera en que usted lo presenció anteriormente. Esto es muy común en las discusiones maritales y el oyente siempre tiene la impresión de: “Esta es la 25ª vez que escucho lo mismo”.
  3. Un archivo se activa cuando una reacción emocional sobrepasa mucho el grado de reacción normal que se espera ante una situación dada. Un esposo y su esposa se encuentran en el supermercado con una antigua pareja. De pronto, durante el viaje de regreso al hogar, se desencadena una reacción gigantesca y completa, con celos, sospechas e ira. En algún lugar, un archivo fue activado.
  4. Muchos archivos comienzan con: “Ya hemos hablado de esto antes”, “Cuando yo era joven…”, etc. Las referencias al pasado, casi siempre están vinculadas a un archivo que se recuperó.
  5. Si el oyente tiene la sensación general de que la conversación no tiene sentido, probablemente esté escuchando a un archivo. Por ejemplo, los adolescentes tienen dificultad para comprender por qué un simple pedido de dinero da como resultado a una larga conversación acerca de la colección de botellas plásticas que tenía el padre para ahorrar dinero durante su juventud. La clave está en la frase: “Cuando tenía tu edad…”
  6. Si se encuentra pensando en un trauma pasado o una situación desagradable, es posible que tenga abierto un archivo antiguo y que también se sienta deprimido y estresado. Cuando estamos deprimidos o estresados, el cerebro se vuelve nuestro peor enemigo y recupera archivos que tienen contenidos negativos poderosos que nos hacen revivir viejos acontecimientos. Por ejemplo, algunas mujeres de 40 años que comienzan a pensar en los abusos sufridos durante su niñez, un adulto maduro que recuerda, sollozando, las memorias de una infancia terrible y violenta, o un anciano que de pronto comienza a pensar y sentir culpa y dolor sobre sus experiencias de combate (durante la Segunda Guerra Mundial, la guerra de Corea o de Vietnam, etc.). Cuando el cerebro recupera y activa estos viejos archivos, sabemos que altera la composición química del cerebro. Busque síntomas como los días en que se levanta mucho más temprano, cuando velocidad de su cerebro se incrementa o cuando su concentración disminuye, ya que estos son indicadores adicionales – y olvídese de esos archivos, ya fueron resueltos emocionalmente y guardados hace mucho tiempo atrás. El cerebro simplemente está haciendo funcionar antiguos recuerdos de su Memoria Emocional (EM).

Técnicas para Controlar los Archivos

  1. Practique prestar atención a la manera en que funciona su sistema de archivos. Si se da cuenta que tiene un estado de ánimo negativo, o un estado de ánimo positivo, utilice la siguiente estrategia: “¿Qué archivo está abierto o activado?” Entonces podrá encontrar el archivo, el sentimiento que contiene ese archivo, y también, podrá tener algo de control sobre dicho archivo.
  2. Si un archivo negativo comienza a aflorar, haga algo físico antes que salgan a la superficie las emociones que surgen en los dos minutos posteriores. Si alguien le menciona un nombre o usted experimenta un acontecimiento que le activa un archivo negativo, por ejemplo, pellízquese inmediatamente la oreja, arregle su reloj pulsera o haga algo físico que le permita saber que ese archivo fue activado. Luego podrá cambiar los archivos mentalmente o incluso verbalmente. Cuando hablamos con otras personas, podemos cambiar varios archivos verbalmente, diciendo: “Ése es un tema que me afecta mucho, preferiría que no habláramos de eso”. Esa acción física nos permite recordar que somos nosotros quienes tenemos el control sobre esos archivos.
  3. Tome un archivo negativo y póngale un nombre cómico o humorístico – cuanto más cómico, mejor. Si hay alguna persona que odiamos o no nos gusta, ponerle un sobrenombre gracioso nos ayudará a controlar el contenido emocional de ese archivo. Los nombre comunes que se pueden usar son: “El payaso Bozo”, “Cabeza de habichuela”, “Cabeza hueca”, etc. También es eficaz combinar un nombre gracioso con una acción física.

    Por ejemplo, a un familiar chismoso podemos llamarlo “Estómago resfriado” y podemos combinar la activación de su archivo con la acción de rascarse la barriga. De nuevo, como el cerebro sólo permite que aflore un solo sentimiento por vez, el humor y la acción física suelen ser suficientes para eliminar el archivo negativo.

  4. Muchas veces, pasamos por una serie de experiencias horribles, que con frecuencia, duran años. Éstas puede tratarse de: malos matrimonios, periodos de desempleo, infancias traumáticas y experiencias similares. Coloque todos esos archivos en un gabinete de archivos mental. Luego coloque una etiqueta o rótulo en ese gabinete, una que refleje las condiciones de ese momento. Algunos pacientes han utilizado etiquetas como, “Los años locos y pendencieros”, “Mis años de infortunio” y etiquetas parecidas. Cuando se activa un archivo de esa época o de ese periodo, en lugar de enfocarse en el archivo y permitir que la emoción aflore, la persona comienza a pensar: “Ese archivo es de mis años locos y pendencieros, ya no lo necesito más”. Agrupar todos los archivos juntos en una categoría general permite disminuir el impacto emocional y evita que se activen determinados archivos.
  5. Juntos, con su esposo/a o con cualquier otra persona importante en su vida, pueden ayudarse mutuamente a reconocer cuando un archivo está abierto. Cuando se recupera y se activa un archivo, una simple señal con la mano de que se terminó el tiempo, o una cierta mirada o un comentario determinado puede alertar a la otra persona de que se activó un archivo en el momento equivocado. Esto reduce la cantidad de discusiones y peleas. Al emplear este método, las parejas tienden a mantenerse enfocadas y hablar acerca de sus inquietudes más exhaustivamente, sin permitir que los archivos negativos les afecten.
  6. Esté alerta a los “bloqueos” de comunicación con otras personas. Con frecuencia, estos bloqueos emocionales suelen ser archivos que se activan en respuesta a algo que la otra persona hizo o dijo. ¿Esas personas suenan como algún familiar o persona conocida? o ¿le recuerdan algo o alguna situación particular? Construya un nuevo archivo acerca de esa persona.
  7. Mantenga muchos archivos positivos en su memoria inmediata que le ayuden a levantar el ánimo. Si se activa un archivo negativo durante el día, entonces tendrá buenos archivos listos para ser activados – y para ayudarle a cambiar su estado de ánimo. Muchas personas tienen archivos acerca de sus vacaciones o de otros momentos felices de su vida que pueden ser usados cuando se activa un archivo negativo. Siempre active un archivo positivo luego de haber abierto uno negativo – esto mantendrá su estado de ánimo bien.
  8. En momentos de crisis sociales, construya y practique un archivo especial para controlar preguntas incómodas – como si fuera una “gacetilla de prensa”. Durante un divorcio o una separación, las personas frecuentemente le preguntarán acerca de su situación. En lugar de abrir el archivo del “divorcio”, abra un archivo llamado “relaciones públicas sobre el divorcio” que diga: “En este momento las cosas están algo desorganizadas entre nosotros. Te contaré más cuando las cosas se calmen”. Construya su archivo de relaciones públicas que sea breve y placentero.
  9. Practique activar un archivo, especialmente los buenos archivos. Observe antiguas fotografías de tiempos felices, anuarios de la escuela preparatoria, etc. Observe la cantidad de archivos que se abren cuando hace esto. Es increíble cuánta información contiene su memoria.

Regla: El cerebro no sabe si un archivo es real o imaginario!

Try Online Counseling: Get Personally Matched

¿Cómo puede ser posible esto? El cerebro construye archivos basándose en la información que recibe -normalmente a través de nuestros sentidos- pero a veces, también lo hace a través de nuestros pensamientos. Si estamos enamorados de una persona, permanecer en el mismo ambiente de la casa con esa persona nos aportará una sensación de calidez y un sentimiento romántico. No obstante, si observamos una fotografía de esa persona o pensamos en ella, el efecto será el mismo – incluso si esa persona no está físicamente presente. Y aún mejor, si simplemente pensamos en ella, experimentaremos los mismos sentimientos (activaremos ese archivo). El cerebro sólo reacciona al archivo o a la imagen, no le importa cómo recibe esa imagen o esa información, si es por presencia física, por algo que le recuerde a esa persona (fotografía) o por “pensar” en ella, simplemente.

Los psicólogos de la Universidad de Chicago estudiaron tres grupos de jugadores de baloncesto. El grupo A practicó tiros libres todos los días, durante treinta días. Al grupo B se le pidió que “imaginara” que estaban practicando tiros libres todos los días, durante treinta días. Y el grupo C recibió instrucciones de no hacer nada. Cuando se los evaluó, los jugadores del grupo A (quienes practicaron los tiros libres) habían mejorado en un 24 por ciento. Los jugadores del grupo C (que no hacían nada) no mostraron ninguna mejora. Y los jugadores del grupo B, el grupo que sólo debía imaginar que estaban practicando tiros libres, mejoró en un 23 por ciento – a pesar de que, físicamente, no habían tocado una pelota de baloncesto en absoluto.

¿Por qué? Porque, por lo que concierne al cerebro humano, los dos grupos que practicaron (en la realidad e “imaginando” la práctica) ejecutaban tiros libres, pero grupo B ¡nunca fallaba! Los jugadores del grupo B (los que imaginaban los tiros libres), al no fallar nunca, recibieron más confianza emocional de sus cerebros y sus cerebros también memorizaron el patrón del tiro libre, como si estuvieran en el campo de juego. En el caso de los jugadores del grupo A, su cerebro experimento el patrón de efectuar el tiro (de verdad) y fallar en la verdadera práctica del tiro libre, lo que no les generó confianza en sí mimos.

¿Por qué mencionamos esto? Porque tenemos una gran capacidad de construir archivos, incluso cuando nos falta la experiencia en el mundo real. Usar nuestra imaginación, nos permite modificar archivos “imaginando” nueva información. Si somos tímidos, podemos imaginarnos a nosotros mismos volviéndonos gradualmente más y más sociales, conversando con amigos, participando en grupos, dando charlas a grupos de personas, enseñando y, finalmente, presentándonos en un programa de televisión. Si tenemos archivos negativos sobre ciertas personas, podemos usar nuestra imaginación y “agregar” nueva información a ese archivo. En realidad, hacemos esto todos los días. Si alguien nos hizo mal, nuestra ira se vuelve incómoda hasta el punto en que comenzamos a sentir cuán culpable se debe sentir esa persona, cuán pobre es su vida y cuán infeliz será esa persona por el resto de su vida. Después que nuestro cerebro trabaja sobre ese archivo, hasta llegamos a sentir pena por ellos. Aunque el cerebro hace este trabajo por nosotros naturalmente, a veces necesitamos acelerar el proceso.

Escoja un problema determinado para mejorarlo – luego diseñe, imagine y construya una serie de archivos para corregirlo. Si tiene problemas para lidiar con su supervisor en el trabajo, imagine situaciones en las que primero hablaría con él, luego establecerá sus principios y bases de una manera ejecutiva. Podemos crear archivos para ayudarnos con cualquier cosa, desde un golpe de revés en el tenis hasta la timidez social.

Cómo Construir Nuevos Archivos

  • Como nuestro cerebro no puede distinguir las experiencias reales de las imaginarias, practique construir archivos nuevos para reemplazar los viejos archivos. Si es tímido, imagine o “sueñe despierto” acerca de las competencias sociales. Si se siente incómodo cerca de ciertas personas, imagine reuniones y resultados positivos con ellos.
  • Las personas deprimidas y ansiosas siempre imaginan experiencias negativas – así, el cerebro modificará su composición química porque pensará que esa experiencia está ocurriendo en ese momento. Si nos sentamos y pensamos en que falleció un ser querido (aunque esté vivo y sentado en el cuarto de al lado), nuestro cerebro comenzará a deprimirnos y comenzaremos a llorar. Si estamos deprimidos o ansiosos, necesitamos pensar exactamente en lo opuesto a la disposición normal del cerebro – imagine o piense solamente en experiencias positivas. Puede sonar extraño, pero su cerebro pensará que su vida es mejor (sólo sabe aquello que le decimos) y, químicamente, comenzará a mejorar su estado de ánimo gradualmente.
  • Escoja un área en la que tenga problemas. Construya o invente nuevos archivos para lidiar con esa situación. Si se siente incómodo con su supervisor en el trabajo o con sus familiares, imagine escenas positivas en las cuáles usted resuelve conflictos o hace algunos ajustes.
  • Si la autoestima y la confianza en uno mismo están bajas, imagine escenas en las que su auto-confianza aumenta. Imagine ser valorado y alabado por sus esfuerzos, ser exitoso o recibir finalmente la aceptación, el afecto o el reconocimiento de aquellas personas que no se lo dieron en el pasado.

También hay otras maneras de lidiar con los viejos archivos.

All clinical material on this site is peer reviewed by one or more clinical psychologists or other qualified mental health professionals. This specific article was originally published by on and was last reviewed or updated by Dr Greg Mulhauser, Managing Editor on .

Overseen by an international advisory board of distinguished academic faculty and mental health professionals with decades of clinical and research experience in the US, UK and Europe, CounsellingResource.com provides peer-reviewed mental health information you can trust. Our material is not intended as a substitute for direct consultation with a qualified mental health professional. CounsellingResource.com is accredited by the Health on the Net Foundation.

Copyright © 2002-2020. All Rights Reserved.